RAFAEL CORREA DELGADO (1963)
PRESIDENCIA DE RAFAEL CORREA DELGADO

Período presidencial: desde 15 de enero de 2007 a enero de 2011 Primera dama: Anne Malherbe (Nacionalidad Belga) Vicepresidente: Lenín Moreno

Nacido en Guayaquil, perteneciente a un hogar de clase media, con una formación académica en varias universidades del exterior: Doctor (Ph.D.) en Economía: Universidad de Illinois y Máster de Ciencias en Economía de la Universidad de Illinois; Máster de Artes en Economía en la Universidad Católica de Lovaina-Bélgica; Economista en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil-Ecuador. Catedrático de la Universidad San Francisco de Quito, de la FLACSO, Universidad Andina y Católica de Guayaquil. Merecedor de varias dignidades y premios. Ha presentado decenas de ponencias sobre temas económicos y es autor de varios libros y artículos. En los años 1987-1988 fue voluntario en la Misión de los Padres Salesianos en Zumbahua, Provincia de Cotopaxi, en donde desarrolló proyectos de desarrollo rural integral para las comunidades indígenas.

Se desempeñó como consultor independiente, fue asesor económico del Presidente Alfredo Palacio durante las funciones de este como Vicepresidente y ministro de Economía y Finanzas en la presidencia de A. Palacio. La campaña A inicios de septiembre de 2006, se ubicaba en tercer lugar en las encuestas para las elecciones del 15 de octubre del mismo año. En los resultados de la primera vuelta, quedó segundo, y pasó a la segunda vuelta junto con el candidato por el partido PRIAN, Álvaro Noboa. A los 43 años de edad es elegido Presidente de la República de Ecuador con el apoyo del 56,67 por ciento de los votos válidos. Asume la Presidencia de la República y el licenciado Lenin Moreno Garcés, la Vicepresidencia. Durante la segunda vuelta electoral fue apoyado por partidos y movimientos de centro e izquierda, incluyendo la Izquierda Democrática, el Partido Socialista, Frente Amplio, el movimiento Alternativa Democrática, el movimiento Nuevo País, el Movimiento Poder Ciudadano y el movimiento indígena Pachakutik.
En su discurso de toma de posesión, Correa se refirió a la necesidad de luchar por una Revolución Ciudadana, que significaba el cambio radical y profundo del sistema político, económico y social vigente que “ha destruido nuestra democracia, nuestra economía y nuestra sociedad". Socialismo del siglo XXI Algunos analistas lo identifican con la denominada "izquierda nacionalista" de Hugo Chávez y Evo Morales. Correa ha mostrado también clara afinidad con los gobiernos de Luis Ignacio Lula da Silva en Brasil, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner en Argentina. Desde el inicio de su mandato mantuvo cercanas relaciones con los gobiernos de izquierda de América Latina, particularmente con los de Argentina, Cuba, Venezuela, Bolivia, Brasil y Chile. Correa se autodefinió como un "humanista cristiano de izquierda”, con una propuesta de política soberana y de integración regional de línea bolivariana, a la que ha definido bajo el nombre de “socialismo del siglo XXI”, semejante al puesto en marcha por Chávez en Venezuela y sustentada teóricamente por el alemán Heinz Dieterich. La intención del Presidente ha sido revertir las consecuencias sociales y económicas derivadas del modelo económico neoliberal, que ha imperado en el continente durante las dos últimas décadas, modelo que ha tenido como eje, entre otras cosas, la privatización de servicios básicos. Correa ha planteado una mayor participación del Estado en la renta del petróleo; aumento de la inversión social. Suspendió toda negociación de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos. Además ha sostenido que limitaría el servicio de la deuda externa del Ecuador (principalmente hacia organismos multilaterales de desarrollo y tenedores de bonos) en caso de ser necesario para apuntalar el desarrollo productivo y social del país. Ha establecido su intención de no renovar el convenio suscrito, entre el Ecuador y los Estados Unidos, a propósito de la base militar que mantiene el país del norte en el puerto ecuatoriano de Manta.

PRIMER AÑO DE GESTIÓN

Su administración inició con dos decretos que reflejan el cumplimiento de sus propuestas de campaña: la convocatoria de una consulta popular para que la ciudadanía decidiera si quería una Asamblea Nacional Constituyente, y la reducción a la mitad de los salarios de los altos cargos del Estado, comenzando por la retribución del propio Presidente, que quedó disminuido a 4.250 dólares mensuales (25 salarios mínimos vitales). El tema central de su gobierno fue la creación de una Asamblea Constituyente de plenos poderes, que tendría entre sus objetivos quitar privilegios a la llamada "partidocracia", es decir a la influencia de los partidos políticos tradicionales en las instituciones públicas del país. Con respecto de la Asamblea, Correa remitió al Tribunal Supremo Electoral su proyecto de Estatuto de convocatoria a la Asamblea, en el cual se planteó la elección de 130 asambleístas, incluyendo seis representantes de los ecuatorianos en el exterior. En el referéndum efectuado el 15 de abril de 2007, la votación fue favorable a la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, y obtuvo el respaldo del 81.7 % de los votantes. Los ecuatorianos mayores de 18 años eligieron a los 130 asambleístas para redactar la nueva Constitución de la República. Más del 60% de los representantes a la Asamblea Nacional Constituyente pertenecían al movimiento Acuerdo País, afín al presidente Correa. La Asamblea fue dotada de plenos poderes para transformar el marco institucional del Estado, y para elaborar una nueva Constitución. El texto de la nueva Constitución aún está por ser aprobado mediante Referéndum Aprobatorio, solo entonces la nueva Constitución entrará en vigencia. En cuanto a su gabinete, Correa buscó el equilibrio de género, al inicio de su gestión contaba con un 40% de las carteras ocupadas por mujeres. Así mismo, prohibió a sus ministros y otros empleados públicos recibir regalos y agasajos por su labor. En el tema de Derechos Humanos, declaró su oposición a la pena de muerte y a la cadena perpetua; creó una Comisión de la Verdad para que investigase los crímenes de Estado contra los Derechos Humanos y propuso el “Plan Ecuador”, como una propuesta de desarrollo, justicia y paz al militarismo propugnado por el Plan Colombia financiado por Estados Unidos. En las primeras semanas de actividad incrementó en un 15% de la inversión social del Estado, la comprometida duplicación del Bono de Desarrollo Humano, destinado a ayudar a las familias con menos recursos económicos y en situación de pobreza; así como un incremento del 100% en el bono de la vivienda para facilitar la construcción, compra y rehabilitación de las viviendas de las personas más desfavorecidas. El Gobierno, ha iniciado un plan de control de armas; ha creado un organismo para el control de la corrupción dentro del propio Ejecutivo; comenzó a distribuir de manera gratuita por intermedio de los ministerios de salud y educación, medicinas y textos escolares. En el tema ambiental, decidió retornar a la Comisión Ballenera Internacional para impedir el reinicio en la caza de estos mamíferos; estableció una veda a la extracción de maderas preciosas; y anunció que por una compensación de 350 millones de dólares anuales de la comunidad internacional renunciaría a la explotación de un campo petrolero con alrededor de 1000 millones de barriles, una de sus mayores reservas de petróleo localizadas en una reserva de la biosfera conocida como el Parque Nacional Yasuní, en la cuenca amazónica. Aunque luego entregó el sector para la explotación petrolera a la estatal brasileña Petrobras. Por otro lado, el Gobierno afirma que ha reconocido a los grupos indígenas que no quieren mantener contacto con el mundo desarrollado y ha establecido una política de Estado para los pueblos en aislamiento voluntario. Para enfrentar el programa de gobierno, durante el 2007 se incrementaron de 15 a 26 ministerios y es común la rotación de los ministros de una dependencia a otra. Así también se ha fortalecido a la Secretaría Nacional de Planificación del Estado SENPLADES.

Las emergencias


Para agilitar acciones, el gobierno emitió una serie de decretos de emergencia, destinando recursos económicos a diversos sectores, entre ellos, al sistema penitenciario -que ha padecido de hacinamiento-; para las provincias afectadas por la erupción del volcán Tungurahua y el invierno; la Policía Nacional; la educación; para el sistema de salud pública; el sector ferroviario; la reconstrucción vial; la agricultura; para detener el deterioro ambiental del archipiélago de Galápagos; y por primera vez en la historia del país, para el patrimonio cultural. Sobre este último y novedoso decreto, ordenó realizar el inventario del patrimonio material e inmaterial, así como atender con aseguramiento a 350 bienes culturales que se encontraban en riesgo extremo y fortalecer a policía y ejército en el tema del tráfico ilícito del patrimonio cultural y natural.

La comunicación


Durante su primer año de gobierno el presidente Rafael Correa visitó 15 países entre giras oficiales, cumbres de mandatarios y firmas de convenios bilaterales. Los traslados del Presidente dentro del Ecuador fueron más numerosos: recorrió cantones y provincias para constatación de obras, a lo que se sumaron sus visitas como parte de los gabinetes itinerantes que se desarrollaron en diferentes zonas del país. Correa ofreció una transmisión semanal de radio en la que periodistas y ciudadanos seleccionados por la Oficina de Prensa de la Presidencia han interrogado al mandatario. El Presidente ha criticado a los medios de comunicación ecuatorianos de modo constante por estar vinculados a intereses bancarios y grupos de poder económico. El 10 de mayo de 2007, Correa presentó una denuncia por injurias contra Francisco Vivanco Riofrío, presidente del directorio del periódico La Hora. Durante uno de sus programas radiales de los sábados y tras ser increpado reiteradamente por un periodista, ordenó se expulsase al editor de opinión de diario El Universo, Emilio Palacio. El 12 de julio se expidió un decreto ejecutivo, para modificar el reglamento de la Ley de Radiodifusión y Televisión, prohibiendo la difusión de videos o grabaciones clandestinos, excepto que fuesen realizados para detectar actos de corrupción. La sanción para los medios incluía multa y suspensión de la concesión. Varios gremios periodísticos se pronunciaron considerando que era violatorio a la libertad de expresión. En mayo de 2007, un video grabado en secreto, ordenado por Ricardo Patiño, Ministro de Economía de Correa, fue hecho público por un ex asesor del ministro, Quinto Pazmiño. El 12 de julio, el Congreso censuró al ministro Patiño, por cuatro delitos: delitos de peculado, asociación ilícita, pacto colusorio, traición a la patria. No obstante, el presidente Correa lo ratificó en el cargo y posteriormente, fue nombrado Ministro del Litoral. Luego fue censurada también la Ministra de Medio Ambiente, Ana Albán.

Informe a la Nación


El Presidente inició su informe a la nación, abordando uno a uno los diversos temas de la administración pública, su propuesta para superar las dificultades y logar el ansiado cambio. Destacó el accionar de la Senplades y la creación del Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 y sus doce objetivos. Anunció que el proyecto de regionalización, sería un proceso ordenado, técnico y equitativo, que no implicaría desmedro para los gobiernos seccionales y cantonales. Destacó los objetivos en relación con la energía, petróleo y minería. Habló de la creación de doce mil partidas para el Magisterio, el compromiso de elevar la calidad de los servicios de salud y educación, así como el incremento del salario del servicio doméstico, trabajadores artesanales y trabajadores en general. Elogió a la Asamblea porque “… permite avizorar un nuevo Estado, en el cual se superen las herencias del perverso modelo institucional y de desarrollo que corrompió el manejo de las entidades estatales y del sistema político, secuestró las Cortes de Justicia, supeditó las decisiones del Congreso Nacional al arbitrio de los propietarios de los partidos políticos, y condenó la supuesta independencia de los organismos de control a las mafias políticas.” Solicitó a la Asamblea el perdón para las personas apresadas, entre ellas las detenidas por el conflicto de Dayuma (Amazonía). Solicitó amnistía para los ex gerentes de la AGD: Alejandra Cantos, Luis Villacís, Wilma Salgado y Carlos Arboleda, así como la amnistía para el ex presidente Gustavo Noboa, quien sería víctima de la persecución de grupos políticos. Pidió también el indulto para los cientos de hombres y mujeres, conocidos como “mulas”, que están encarcelados por venta de drogas. Relaciones Ecuador-Colombia Las relaciones del Ecuador con Colombia se debilitaron a partir de las fumigaciones con glifosato que el país vecino hiciera para exterminar cultivos de coca, y que incluso llegaron a territorio ecuatoriano. El país ha reclamado (ante organismos internacionales) que cesaran las fumigaciones que estaban afectando a la población y a las tierras de casi 200 km. de frontera. A todo esto se sumó el ingreso de colombianos a Ecuador. El Ecuador rompió relaciones con Colombia a raíz de la incursión militar ordenada por el presidente Álvaro Uribe, el 1 de marzo, para atacar un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en la que fueron abatidas 25 personas, incluyendo el jefe guerrillero Raúl Reyes, un soldado colombiano, cuatro mexicanos y un ecuatoriano. Desde esa fecha, los gobiernos de Quito y Bogotá han cruzado todo tipo de recriminaciones y señalamientos. A pesar de lo sucedido el Ecuador señaló que no participaría del Plan Colombia. Los asuntos meramente diplomáticos, respecto a este tema, se han atendido a través de la Embajada de Argentina. Actualmente, no se han podido apreciar resultados concretos de la cumbre de Santo Domingo (República Dominicana), donde trató el impasse entre Ecuador y Colombia y se concluyó que ya había sido superado. Hasta el mes de mayo del 2008 las relaciones entre los dos países no se han restablecido, pese a los esfuerzos que también hiciera la OEA. A pesar del rompimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos socios andinos no ha habido consecuencias en cuanto al intercambio comercial bilateral. Críticas: En el primer año de gobierno de Correa, son algunas las críticas que recibió: En junio y julio de 2007 el gobierno reprimió a movilizaciones de las comunidades en la Amazonía y en el Sur del país, quienes protestaban por concesiones petroleras y mineras a empresas transnacionales como Petro China, Petro Bras y mineras canadienses (Caso Dayuma). La controversia con grupos ambientalistas fue uno de los temas más delicados. Correa anunció que permitiría la exportación de aletas de tiburón, en el caso de que los tiburones fuesen capturados incidentalmente. Varias organizaciones ambientalistas, como un sector de Acción Ecológica, Black Shepherd, Activismo Global y Fundación Natura cuestionaron esta decisión. El Presidente ha sido acusado de entorpecer la obra pública en Guayaquil. Mediante la Procuraduría General del Estado, el 3 de enero de 2008 se presentó un proyecto de Ley para regular el trabajo de las fundaciones y corporaciones privadas que manejen fondos públicos, entre ellas la aeroportuaria y la Terminal Terrestre de Guayaquil. La Procuraduría, pidió “que se las pueda sujetar a los regímenes que están vigentes para cualquier contratación, es decir, que no puede haber fondos públicos que no estén sujetos a revisión permanente", el alcalde Jaime Nebot (Partido Social Cristiano) respondió con críticas hacia el régimen: "El Gobierno ha decido entorpecer la ejecución de la obra pública en Guayaquil”.
Reconocimientos:
Durante su primer año de gobierno, Rafael Correa ha sido considerado el líder de izquierda más sobresaliente de los últimos 27 años. A los pocos meses de gobierno convirtió en la realidad varias de sus propuestas de campaña, que fueron producto de los pedidos que el pueblo hiciera en las calles desde la caída del expresidente Abdalá Bucaran. Sin duda un gran triunfo del gobierno fue la consecución de la convocatoria a consulta popular para que el pueblo decidiera sobre la instalación inmediata de una Asamblea Nacional Constituyente. La derecha, por su parte, es permanentemente crítica con el gobierno de Rafael Correa. PAG INICIAL