GUSTAVO NOBOA BEJARANO (1937) )
PRESIDENCIA DE GUSTAVO NOBOA BEJARANO

Período presidencial: desde el 22 de enero del 2000 hasta el 15 de enero de 2003. Posesionado por el Congreso Nacional. Primera dama: María Isabel Baquerizo Valenzuela Vicepresidente: Pedro Pinto Rubianes

Nacido en Guayaquil, doctor en Derecho y catedrático universitario, desempeñó también funciones empresariales y diplomáticas. En 1983 fue gobernador de la provincia de Guayas durante la presidencia de Osvaldo Hurtado Larrea. En 1995, en calidad de representante del presidente de la República, Sixto Durán-Ballén, participó en el análisis de la situación de la educación superior en el país. Aceptó formar parte de la fórmula presidencial de Jamil Mahuad, Democracia Popular-Unión Demócrata Cristiana (DP-UDC), en las elecciones del 31 de mayo de 1998.

Antecedentes


La grave situación económica del país dio lugar a que, a finales de 1999, se inicie un éxodo que llevó a aproximadamente a 200.000 ecuatorianos -principalmente campesinos, artesanos y pequeños propietarios- a abandonar el país con destino a Europa. El 9 de enero del año 2000, el entonces presidente constitucional, Mahuad, luego de 17 meses en el ejercicio del cargo y ante la devaluación acelerada del sucre, anunció dolarizar la economía. Meses antes había ordenado el famoso “feriado bancario”, congelando los depósitos de particulares, como resultado de la quiebra del 80% del sistema financiero nacional y en afán de salvaguardar a las instituciones bancarias. Los sucesos se precipitaron y el 21 de enero del mismo año, cuando, apoyados por indígenas que habían llegado a Quito para protestar contra el gobierno y en colaboración de oficiales del Ejército, Antonio Vargas Huatatoca -líder de la Confederación de Nacionalidades Indígenas-; el coronel Lucio Gutiérrez y Carlos Solórzano Constantine -ex presidente de la Corte Suprema de Justicia- proclaman la llamada “Junta de Salvación Nacional", y destituyen al presidente Mahuad, quien ante la presión política huyó a los Estados Unidos de Norteamérica. Luego de este Golpe de Estado, el general Carlos Mendoza Poveda -Ministro de Defensa de Mahuad- reemplazó al coronel Gutiérrez en la Junta. El Alto Mando de las Fuerzas Armadas desconoció aquella Junta y, respetando la sucesión, entregó el poder a Gustavo Noboa. Por su parte, el Congreso, con el respaldo de 87 de los 96 diputados presentes, declaró cesante a Mahuad por abandono de sus funciones e invistió a Noboa como Presidente de la República con mandato hasta el 15 de enero de 2003

Nuevo gobierno

Gran parte de la población de estratos medios y las clases dirigentes, estuvieron de acuerdo con el retorno a la constitucionalidad democrática, pero los indígenas y los militares de rangos medios e inferiores que se habían movilizado contra Mahuad, se sintieron burlados y utilizados por los políticos y los altos mandos militares. El gobierno de Gustavo Noboa mantuvo el sistema de dolarización y acentuó las políticas neoliberales iniciadas por su antecesor. Noboa realizó promesas de justicia social y de persistencia en la lucha contra la corrupción, llamó a formar una conciencia nacional que, al margen de "partidismos y ambiciones de grupos", contribuya a regenerar la función pública y poner fin a los "gérmenes de descomposición" existentes en las estructuras políticas y económicas del país. Con el objetivo de apaciguar las tensiones sociales y facilitar el diálogo con la CONAIE, Noboa dirigió al Congreso una petición de amnistía para los civiles y militares que participaron en la asonada golpista, petición que fue aprobada por los legisladores. Desde el mes de enero de 2001, justamente al cumplirse un año de su gobierno, se produjeron manifestaciones de los estudiantes en Quito, Guayaquil y Cuenca, en oposición al aumento de tarifas en el transporte público, precios de gas para uso doméstico y combustibles para vehículos; proponían que el Estado continúe con el subsidio de estos combustibles. En febrero, Noboa decretaba el Estado de Emergencia, luego que dirigentes del levantamiento indígena rompían el diálogo y cerraban las carreteras de la sierra. Los levantamientos dejaron tres campesinos muertos y más de ochenta heridos incluidos los militares. Finalmente se llegó a un acuerdo, a cambio de una rectificación parcial del Gobierno en las recientes subidas de las tarifas de los combustibles, el gas doméstico y el transporte público, y la congelación de otras alzas anunciadas pero aún no aplicadas, como el incremento del IVA del 12% al 15%. Superado el disturbio social, el Ecuador entró en un período de espera, pero alerta y con la mirada puesta en las elecciones generales de 2002, la población continuaba esperando una mejora sustancial en sus condiciones de vida. Noboa contaba con el apoyo de las Fuerzas Armadas, los principales partidos políticos y el empresariado. Frente a este panorama de las posibilidades de creación de riqueza nacional, Noboa y los demás responsables públicos, basaron todas las esperanzas de incrementar los ingresos fiscales con el nuevo Oleoducto de Crudos Pesados (OCP). Su construcción fue aprobada el 15 de febrero del 2001 y en noviembre de 2003 el oleoducto inició sus operaciones. El proyecto tuvo una fuerte oposición de organizaciones campesinas y ecologistas, que anunciaban que este proyecto traería como consecuencia la devastación de las comunidades rurales y la afectación de los ecosistemas. El programa de privatizaciones, durante el Gobierno de Noboa, tuvo un avance lento debido a: el escaso interés de los operadores extranjeros hacia las empresas de servicios del Estado, la movilización en contra de la privatización y también por las inconsistencias legales del proceso. Durante el año 2002, varios acontecimientos suceden: la erupción del volcán Reventador; explota un polvorín militar en Riobamba; Fidel Castro y Hugo Chávez, presidentes de Cuba y Venezuela, respectivamente, visitan el Ecuador. Acusaciones a sus colaboradores La imagen del Presidente se vio afectada por algunos hechos: su hermano, Ricardo Noboa Bejarano, estuvo frente al Consejo Nacional de Modernización (CONAM), desde febrero del 2000 hasta el 2002, año en que dimitió al recibir duras críticas a su gestión. Otro hermano, Ernesto, gerente general de la Corporación Jabonería Nacional, S.A., fue señalado como principal beneficiado de la polémica resolución del Ministerio de Salud (abril de 2000), que incluyó a los dentífricos en la categoría de medicamentos, exonerando del pago de tarifas a empresas importadoras de productos de higiene. Un problema más fue la renuncia de su ministro de Economía y Finanzas, Carlos Julio Emmanuel, después de que varios alcaldes acusaran a funcionarios de su ministerio de exigir sobornos a cambio de liberar partidas presupuestarias para sus municipios. Meses después, la Corte Suprema de Justicia ordenó al arresto de Emmanuel a petición de la Contraloría General del Estado por un presunto delito de falsificación de documentos. También trajo consecuencias funestas el que Noboa sugiriera el nombre del sacerdote Carlos Flores al Directorio de la CAE con la intención de moralizar las Aduanas. El padre Flores, nombrado entonces Gerente Distrital de la Aduana de Quito, cometió actos de corrupción y huyó al exterior como prófugo de la justicia, finalmente fue arrestado y condenado a 12 años de reclusión mayor, dentro del juicio penal que se le siguió por la ilegal negociación de 147 notas de crédito, por un monto de 4.9 millones de dólares.

Reformas estructurales


Noboa recibió el apoyo de las principales cámaras económicas y empresariales del país y continuó con lo que él consideraba reformas estructurales y modernizadoras. Mientras tanto el Congreso con el apoyo de los partidos: DP, PSC y FRA, aprobaba “La Ley para la Transformación Económica del Ecuador” Trole I, popularmente conocida como “ley trolebús”, urgida por el Gobierno de Estados Unidos y el FMI. El texto jurídico posibilitó dos grandes transformaciones: la adopción del dólar y la venta de las empresas del Estado. La Trole I legalizó el dólar como moneda de circulación en convivencia con el sucre por un período de seis meses, a cuyo término, el 9 de septiembre de 2000, se produjo la desaparición de la moneda local tras 116 años de existencia y su sustitución por la divisa estadounidense. La Trole I introdujo además el “trabajo por horas” y la “unificación salarial”. La ley Trole II fue elaborada por el CONAM fue presentada al Congreso Nacional, con carácter de urgencia económica y reformó a 31 cuerpos de leyes de diferente carácter; económico, social, financiero, técnico y laboral. Varios grupos sociales y aún empresariales la tildaron de inconstitucional y propusieron un Recurso de Amparo Constitucional, por violación expresa al Art. 148 de la Constitución, que dispone que: "Los Proyectos de Ley deban referirse a una sola materia". Para el Gobierno, la Ley Trole II tenía como propósito promover los cambios indispensables para la Modernización del Estado a través de un nuevo ordenamiento jurídico, que permitía lograr la reactivación de la economía nacional. Pero tanto la Trole I y al II eran compromisos que el gobierno cumplía con los organismos internacionales de crédito; Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Banco Interamericano de desarrollo, entre otros. Los objetivos eran: Estimular la voluntad de los inversionistas privados para efectuar inversiones en beneficio de los sectores de poder económico y político. Incentivar las privatizaciones, fortalecer el mercado de capitales para favorecer a los sectores financiero y bancario y hacer cambios en las relaciones laborales. La soberanía y los intereses del país se vieron afectados porque la Ley no le permitía determinar al Estado sobre qué área se estaba entregando la concesión, -en el caso de las mineras- si era una zona de fragilidad ambiental o social. Este marco jurídico dio apertura y facilitó el trabajo de las mineras extranjeras incluso se declaró a la minería a gran escala como prioridad nacional. También fue el gobierno de Noboa el que expidió la “Ley para la Promoción de la Inversión y la Participación Ciudadana”, que pretendió cambiar el concepto de lo que ha de entenderse como remuneración para efectos de las indemnizaciones, fijar topes al reparto de utilidades, limitar indemnizaciones, afectar los contratos colectivos, regular huelgas, facilitar despidos y aún introducir el concepto de “trabajador plurifuncional” o “trabajador polivalente”, a fin de que el mismo trabajador realice otras tareas bajo el mismo contrato. El Tribunal Constitucional, mediante Resolución en firme No. 193-2000-TP resolvió declarar la inconstitucionalidad de esa Ley en materia laboral. Mientras Noboa intentaba implementar una reforma constitucional que fue boicoteada por el Congreso Nacional, completó su período el 15 de enero de 2003, cesó en sus funciones con la toma de posesión de Lucio Gutiérrez, que ganó las elecciones del 20 de octubre y el 24 de noviembre de 2002. Después del mandato Tres meses después de terminado su mandato fue acusado de malversación de fondos en la renegociación de la deuda externa. La denuncia fue echa por su enemigo político León Febres Cordero. A partir de la orden de prisión, Noboa se asiló en la República Dominicana, por dos años, hasta el 2005. Regresó al país por la declaratoria de nulidad de su juicio llevada a cabo por la Corte Suprema elegida por el presidente Gutiérrez. Luego de que Gutiérrez fuera derrocado, la nueva Corte Suprema anuló lo actuado y ordenó la detención domiciliaria de Noboa en Guayaquil. Posteriormente el presidente Rafael Correa solicitó a la Asamblea Nacional Constituyente la amnistía para Noboa. La mesa diez “Legislación y Fiscalización” de dicha Asamblea, en abril de 2008, aprobó el informe en el que se solicitaba la amnistía para ex-mandatario, Gustavo Novoa, de no tener responsabilidad penal en la negociación de los bonos Global. PAG INICIAL